Regresar reiteradamente a él es una entrega total, es el contrato tácito de darle el poder de predecir mi próxima decisión, es más, me incitará a ella. Él, con toda su «simpleza», con su dedicación por facilitarme la vida, a entregarme lo que necesito termina definiendo una relación tóxica: es un olvido permanente de mi realidad más próxima, soy el banco de datos que provee su existencia y garantiza su grandeza, es casi como si supiera la fórmula: exploto tu ego, lo saco a pasear, lo exhibo, te aceptan… Él, el celular.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s